Cuarta Parte: No todos se pueden mover.

Puedes leer las partes anteriores del instructivo aquí:

Introducción: Instructivo del Americano

Primera Parte: ¿Porqué hay cuatro oportunidades?

Segunda Parte: Cuando se usa el pie…y el inicio del sistema de puntos

Tercera Parte: Hay un punto en el extra y dos en el safety


“Cuando estas con una mujer hermosa, una hora parece un segundo. Cuando estas sentado encima de las brasas, un segundo parece una hora. Relatividad.” – Albert Einstein 

Preguntarse cuanto mide un segundo es una de las cosas mas interesantes, introspectivas y hermosas que nuestro cerebro puede hacer. 

Matemáticamente, un segundo puede dividirse infinitamente, lo que quiere decir que no hay exactitud en el tiempo. 

Coloquialmente, “dame un segundo” es igual a treinta minutos (sobretodo en México) y “en un segundo te cambia la vida” es el lema de toda madre. 

Es decir, la diminuta cosa que rige nuestras vidas, sobre la cual no tenemos poder alguno, técnicamente no cuenta con definición ni tiene magnitud establecida. Priceless.

En el football, también tenemos “un segundo” muy peculiar. Sin embargo, sobre este siempre hemos estado mágicamente de acuerdo con su definición. 

La usamos para una regla importante: 

Al menos siete jugadores ofensivos deben estar alineados por al menos un segundo antes de iniciar la jugada.

Dejando a un lado la filosofía del tiempo, hablemos de los otros dos elementos de esta regla, siete jugadores alineados.

Ambos, originarios de la misma historia.

Actualmente. creemos que por estar presenciando como NASA envía robots a Marte, estamos en la década mas próspera de la historia. La realidad es que nada de esto hubiera sido posible si la década de 1880, la verdadera fregona, no hubiera existido.

Thomas Alva Edison, Nikola Tesla (el de verdad), Coca Cola, Elevador, Bolígrafo, Energía Hidroeléctrica, etc. son solo algunos nombres e inventos relacionados a esta. 

Sin embargo, ninguno de estos mas importante que una “ligera” modificación en las reglas del mejor deporte del planeta. 

Cuando el football inició, solo se permitía taclear a un jugador contactándolo de su cintura hacia arriba. En otras palabras, tropezarlo o atacar sus piernas era prohibido (Irónicamente, cien años después entendimos que era la cabeza la que teníamos que proteger primero). 

Dado a que los jugadores que corrían con el balón eran siempre los mas fuertes y grandes, taclear era mas difícil que atraer la atención de un millenial.

En respuesta, al termino de la década de 1880, se acordó incrementar el área corporal a la que se podía atacar para derribar a alguien.

A partir de dicha época, todo contacto arriba de las rodillas fue permitido. 

El cambio en esta regla, aunque cumplía con el objetivo de ayudarle a los defensivos a tirar a los gigantes, generó un efecto secundario que nadie vio venir…bueno casi nadie. 

Amos Alonzo Stagg era el Head Coach de la Universidad de Chicago, curiosamente el programa de football mas importante del siglo 19 hasta que años después la Universidad lo abandonó completamente después de argumentar que era una distracción para sus alumnos (¡ha!, imaginen argumentar eso actualmente). 

Mr. Stagg, era el coach mas inteligente y quizá mas menospreciado de su época.

Fue él quien creó el antídoto perfecto a dicha modificación en la regla.

Creó la jugada mas efectiva, práctica y salvaje de toda la historia. 

Ladies and Gentlemen…THE WEDGE. 

El concepto detrás de la jugada Wedge era simple. “Le damos la jugada a un jugador y todos los demás lo rodeamos para evitar que alguien se acerque”.

Al iniciar la jugada, el corredor esperaba unos segundos mientras el resto del equipo volaba agresivamente hacia el centro del campo o punto de ataque formando una “cuña”. 

Aunque tenía variaciones ligeras sobre el punto (hueco) exacto en donde se quería correr, el objetivo era el mismo.

Si usted, amable lector, tiene problemas imaginando esta fromación, quizá el Imperio Romano, sirva como mejor ilustración. 

Pero, al igual que con el Imperio Romano, el problema de esta técnica era el “salvajismo” del que se acompañaba.

Cuando diez jugadores atacan a toda velocidad a uno o dos contrincantes, el problema no se vuelve el numero de lesionados…sino el numero de fallecidos. 

Solamente en 1904, se reportaron 18 muertos y 159 lesionados. 

Obviamente, algo tenia que cambiar. 

He aquí el porque de:

 Al menos siete jugadores ofensivos deben estar alineados por al menos un segundo antes de iniciar la jugada.

Con esta modificación, la posibilidad de concentrar el “salvajismo” en un punto del campo se volvió imposible. Al menos ya no ponía a la defensiva en completa desventaja (aun se puede atacar, pero el hecho de que solo se puedan mover después de iniciar la jugada le da tiempo al equipo defensivo a ajustar correspondientemente). 

Es así también, como le damos origen a lo que hoy conocemos como Línea Ofensiva.

Ciento veinte años despues…

Pero ¿que no nos falta algo muy importante? 

En la regla mencionamos SIETE jugadores. 

Nos faltan dos. ¿En donde demonios están? 

los dos que nos faltan, la “exacta” definición de alinearse y el concepto de elegibilidad, nos llevan al siguiente capítulo

3 comentarios en “Cuarta Parte: No todos se pueden mover.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.