Patriots, cuando la constancia mata.

Regálese treinta segundos para disfrutar de este video. Después hablamos sobre él.

La constancia es similar a la esperanza. Puede matar de los dos lados.

Sin constancia, no podríamos lograr cosas increíbles como correr maratones, emprender negocios y aprendernos los diálogos de Friends.

Por otro lado, demasiada constancia nos sofoca y nos hace alejarnos de ella.

Para esto segundo, hemos inventamos estrategias exitosas como La Semana Santa, los miércoles de dominó y/o cosas mas baratas como Instagram. 

Irónicamente, nuestra vida pude resumirse como una búsqueda constante de balance. Queremos lograr todo, pero también divertirnos (constantemente) en el proceso.  

¿Pero que pasa cuando alguien mas en el mundo es inmune al lado aburrido de la constancia? 

¿Cómo reaccionamos?

Al no entenderlo, lo intentamos destruir.

Aquí estamos, a una semana de terminar la temporada regular de la NFL y no hemos cesado de hablar sobre las increíbles historias que nos ha regalado. 

En Baltimore, hablamos de que ningún Nerd podría representar en un videojuego lo que Lamar Jackson ha hecho, en New Orleans sobre como Drew Brees y Michael Thomas han roto mas récords que Garibaldi después de Que Te La Pongo (clásico), en San Francisco Seattle de como nos recuerdan lo divertido que es este deporte, y con equipos como Tennessee y Buffalo de lo hermoso que es ver franquicias revivir después de décadas. 

Podríamos también hablar de algo igual o quizá aún mas increíble. 

Podríamos estar hablando de la grandeza de los Patriots. Sin embargo, ésta nos sofoca.

Hablar de que New England terminará con al menos doce victorias en trece de sus últimos diecisiete años nos retuerce el estómago, sus once títulos divisionales consecutivos nos dan náusea, y contemplar una cuarta aparición consecutiva en el Super Bowl… ¿en dónde esta la cubeta?

En lugar, nuestro instinto nos marca destruir esta constancia. 

Hablamos enfáticamente de cómo este equipo ya perdió contra los tres que estarán en los playoffs en la Conferencia Americana (Texans, Chiefs y Ravens). 

Repetimos como ejercicio de KUMON, el hecho de que han perdido tres de sus últimos cinco juegos y que su quarterback podría ser padre de la mitad de su equipo (su Head Coach bisabuelo).

Aseguramos que extrañan a Gronk y, repetimos estadísticas como el no tener ningún jugador ofensivo en el Pro Bowl (1st team) desde el 2003, como versículos. 

¿Cuándo vamos a entender? 

No es la primera vez que intentamos retirar a Tom Brady. El año pasado argumentábamos que su 52% de pases completos en tercera oportunidad eran su signo mas importante de declive. Nos respondió terminando los playoffs con 82%. 

Hemos comparado el retiro de Gronkowski con el de Michael Jordan. Con tal de destruir la constancia, parece que nos da amnesia, porque solamente hace tres años, Gronk vio a su equipo ganar otro campeonato desde la banca (Super Bowl LI). 

Describimos el problema de falta de receptores que tiene el equipo como si fuera punto final a su desgracia y se nos olvida haber hecho algo muy similar en el 2004 cuando “no tenían cornerbacks”. ¿Alguien recuerda a Troy Brown? 

Regresemos al video:

Mientras gastamos nuestro tiempo intentado destruir lo que envidiamos, esta franquicia lo usa para adaptarse…característica de los mas fuertes según Darwin.

“Este” quarterback, después de cuarenta y dos años, podrá ya no poseer grandes habilidades atléticas, pero le sobra conocimiento y experiencia que fácilmente se transforman en liderazgo. 

El liderazgo, por su carácter de intangible, nos es difícil explicar, pero que tal el haber tenido la humildad de prácticamente ceder su equipo transformándolo en un monstruo defensivo tal y como lo era hace veinte años cuando empezaba su carrera.  

Si New England le permite a Miami menos de siete conversiones de tercer down, la defensiva romperá el record de la historia de la NFL. Por otro lado, si no reciben puntos el domingo, lo cual no es tan difícil recordando su primer juego vs Dolphins (43-0), la defensiva se convertirá en la octava de toda la historia en recibir menos de 200 puntos en una temporada. 

Por cierto, cuatro de ellas, ganaron el Super Bowl.

¿Bill Belichick como Head Coach del año? ¡No, la constancia nos mata!

¿No creemos que esta defensiva puede ganarle a las “nuevas” ofensivas explosivas como Baltimore y Kansas City? 

Claro que no, debemos obedecer nuestra misión de destruir y olvidar que la ultima vez que este equipo tenia una identidad similar, se sobrepusieron a quienes considerábamos el mejor show ofensivo de todos los tiempos (nota al pié derecho, Patriots, antes de ganar en el Super Bowl, perdió vs Rams en el 2001 en temporada regular).

Entonces, ¡venga! Sigamos buscando argumentos para convencernos de que es imposible que otra-vez-los-Patriots-lleguen. 

Sigamos intentando destruir, porque cuando la constancia positiva no es nuestra, parece que realmente mata.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.