Conciencia de un sueño. José Luis.

“Who’s ready? Can you play the drums?”

Tener la cara empapada de lágrimas al sentir que nada de lo que estas haciendo tiene sentido, apretar las manos en el volante de un Uber que llevas manejando por meses para alcanzar un sueño que cada segundo se ve mas lejano y el doblar el estómago al darte cuenta de que estas completamente solo, son los efectos de dar la vida por un objetivo.

El levantarse de éstos, es recordar que lo que quieres es mucho mas grande.

“Noche Fatídica” es como la nombra José Luis, mexicano que logró tocar con The Killers y la única persona del mundo en lograr una popularidad de mas de un millón de views gracias a esto.

A los cinco años, nuestra mente comienza a seleccionar memorias. Sin embargo, hay algunos momentos que ignoran su permiso y se engendran a ella por el resto de nuestras vidas. En formas negativas, los llamamos marcas, daños y traumas. En formas positivas, las llamamos experiencias, momentos y, en casos fortuitos en el que a algunos les cambia la vida, pasiones.

De niño, para José Luis compartir momentos con su padre escuchando música no significaba solamente el pasar tiempo para conocerlo, significa el nacimiento de un lazo que los uniría para siempre. Sin importar que hasta ese momento no existía tradición familiar relacionada con la música mas allá de un “primo con talento”, juntos, durante años conversaron bajo el único lenguaje de la música.

Toda pasión necesita un momento para florecer. Una situación favorable que, aunque no nos demos cuenta, la catapulta con una fuerza que la hará imposible alejarse de ella, de lo contrario jamás debió haberse llamado pasión.

Para José Luis, ese momento llegó a los trece años cuando una voz lejana dentro de su preparatoria gritó: “¿alguien quiere tocar la batería para la estudiantina?”.

IMG_3450

Es increíble como llegan esos momentos a nuestras vidas; son espontáneos, al parecer sin relevancia y sin trascendencia a nuestra impaciente vista. Lo que no es increíble, dicho por José Luis, es lo que pasa después: “No puedes soltarte de ellos, tocas por el resto de tus días”.

La felicidad es considerada como el fin máximo del ser humano. Al mismo tiempo, el objetivo de toda economía es crecer y generar mas riqueza mediante empresas públicas y privadas. Por lo tanto, la labor de ellas y, como triste consecuencia de la sociedad en la que vivimos, es convencernos de que el trabajar en lo que genera riqueza nos llevará a la felicidad.

Hay pocas cosas mas distantes que estas.

Como miembro de esta sociedad, José Luis también sufrió de sus falacias. Al son de “estudiar algo en serio”, se vio forzado a empezar la Carrera de Química en la UNAM. Podemos decir, que su pasión también lo forzó a dejarla.

Terminar ocho semestres de esta carrera para dejarla a solo un año de terminarla, a todos nos puede parecer una completa e ilógica pérdida de tiempo. Para una mente que entiende lo que quiere, esos cuatro años le permitieron: “relacionar conceptos que me ayudan a tocar música” y el dejarla inconclusa se vuelve necesario pues: “un semestre mas de química sería un semestre menos de tocar batería”.

Las decisiones tomadas en búsqueda de algo que van en contra de la limitada cotidianidad humana llevan inmensa incertidumbre. En su naturaleza, al no ser populares, poca información se tiene sobre ellas.

El lugar en donde estudiar música, fue la primera decisión con la que se encontró José Luis, y aunque podemos conocer poco sobre la ESCAM (Escuela Superior de Composición y Arreglo Musical), en sus palabras, no pudo haber encontrado mejor lugar.

La humildad de José Luis es solo comparable con la de esta institución. En sus pasillos, solo se respira música y sonrisas.

IMG_3454

¿Será que después de todo, la incertidumbre de estas decisiones siempre es opacada por la fuerza mística de un sueño? ¿Será que, al realmente creer en nosotros se crea una fuerza invisible que nos alinea constantemente con las mejores situaciones? Al no poder describirlo, ¿lo llamamos casualidad?

“No me acuerdo bien porque, quizá por casualidad, pero vi que en un concierto de Coldplay subieron a una persona a tocar el piano. Ese día recuerdo haber deseado que lo mismo se pudiera hacer con The Killers…y…cuando vi que lo hicieron en Canadá, me emocioné, solo tenia que asegurarme de que fuera verdad.”

Que se alineen las cosas y que las “casualidades” nos recuerden constantemente lo que nos llena, es una cosa. Hacer algo al respecto y honrarlas, es otra completamente diferente.

Contactar a Brandon, el joven canadiense que subió con The Killers por primera vez, fue solo el inicio de meses de trabajo. Cuando José Luis se cercioró que la oportunidad era real, le dejó algo muy claro a su cerebro: “que no quede en mis manos el no poder hacerlo, todo lo que pueda controlar lo hare´”.

Lo mas interesante de esta aseveración no es su agresividad por conseguir algo, sino lo subjetivo que puede llegar a ser lo que consideramos como “poder controlar”. Las personas mas grandes de este mundo, los que consideramos fuera de serie, llevan con ellos una amplia definición de esto. Mucho mas amplia de lo que creemos.

¿Cuántos de nosotros sabemos que las versiones de los éxitos de una banda cambian ligeramente en sus giras para efectos de mejor acústica?

“Solo había una versión en la que Ronnie (baterista) tocó la canción pues en todos los demás videos las tocan fans. Fue en el concierto de Royal Albert Hall, de ahí la saqué y la estudié.”

(Hay más de quince videos en internet de esta gira, ningún fanático afortunado de tocar con ellos toca esta versión)

Gracias a su fuerte trabajo, José Luis hoy es capaz de escuchar una canción y aprender a tocarla en la batería después de dos horas aproximadamente. A las mas de cuarenta horas, después de meses de repetirla, lo seguía haciendo.

IMG_3455

La dedicación de alguien determinado no termina cuando las cosas “salen”, termina cuando siente completa seguridad de que nada puede impedir que se logre.

Un letrero de tamaño normal pudo haberlo impedido.

“Un fan del concierto de Wells Fargo me dio la idea del letrero que escribí, solamente lo hice mucho mas grande”

De poco hubiera servido dicho letrero si no se hubiera podido ver en primera fila. Aprendizaje que obtuvo José Luis después de ver otro de los conciertos de la gira en donde una persona casi no logra subir al escenario por estar metros atrás (Argentina, Lollapalooza 2018).

Aprendizaje, también, solo útil al llegar al Foro Sol a las 5am el día del concierto.

“Nos pusieron sellos reconociendo que habíamos llegado desde temprano. Con ellos, podíamos ir a nuestras casas, comer, bañarnos y regresar. A mí me dio mucho miedo que se me borrarán…no me moví de ahí”.

A las 5pm se abrieron las puertas. En perspectiva, doce horas ya eran insignificantes.

José Luis corrió y al llegar a la barrera de metal, la cual es lo único que separa a una banda de sus fans, se agarró de un tubo con todas sus fuerzas, como si estuviera agarrando algo mucho mas importante.

Quizá fue coincidencia el lugar al que llegó…

Algunos que pensamos que la vida nos da señales. Muy pocos las pueden ver. La señal para José Luis era muy clara:

“Cuando Brandon Flowers (vocalista) agarre el bajo, ahí me tenia que preparar”.

Brandon Flowers no solamente agarró el bajo, también agarró a la persona equivocada…

Aunque sea imposible, intentemos sentir esto. A dos lugares de ti, literalmente, todo por lo que has luchado durante meses, se desvanece segundo a segundo. Dos lugares en un concierto son dos cuerpos juntos, aproximadamente un metro. Intentemos sentirlo…

He aquí la virtud mas grande de la gente que tiene éxito. La adversidad solamente representa una nueva oportunidad. Es algo fácil de escribir. Casi sobrehumano de entender.

“Sabía que había hecho todo lo posible, no me iba a sentir mal si no subía. De alguna manera también sabia que tenia que levantar mi letrero aun más.”

Finalmente, es aquí en donde regresamos al momento en el que empezamos.

“Who’s ready? Can you play the drums?…Let him come up”

IMG_3459

Brandon Flowers jamás sabrá lo que realmente le estaba preguntando a José Luis. Quizá nadie mas que él mismo podrá saberlo.

Lo que si sabemos es que, en la subjetividad de esta pregunta, el cinco de abril del 2018 el Foro Sol encontró una respuesta única.

Estar listo en ese preciso momento significó; portar exactamente la misma vestimenta que Ronnie Vanucci en el concierto de Albert Hall, haber aprendido la versión de la gira para poderla tocar aun de forma inconsciente, haber entendido de la química que hay una sincronía musical con la que los integrantes de una banda pueden comunicarse para aumentar o disminuir la velocidad, haber aprendido que las cosas que odiamos, como tener que leer partituras musicales clásicas, nos enseñan el significado de resiliencia.

Significó, en un momento de cinco minutos con treinta y ocho segundos; que existe una fuerza en todos nosotros que convierten las casualidades en algo controlable, la soledad en algo motivante y las lágrimas en algo irrelevante.

Fuerza que hace los sueños alcanzables.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.