Guía para disfrutar la soledad – Packers vs 49ers

«En cualquier lugar que estuvieran, recordarán siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tenía caminos de regreso, que toda primavera antigua era irrecuperable, y que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera». – Cien años de soledad (Gabriel García Marquez).

Ahí estaba, ¡justo en esa frase estaba!, cuando se escuchó, por el sonido de la sala, la siguiente frase que bien podría ser una grabación pues siempre dicen lo mismo: «Pasajeros del vuelo ## de American Airlines con destino a la Ciudad de México, favor de presentarse en sala ##, comenzaremos el abordaje», (una pregunta al respecto: ¿qué siente toda la gente que se forma antes de que su zona sea llamada como si fuera entrada al bar? ¿Sienten que se les va el avión?). Tomé mi libro «MartyMcFly» (Ipad) y lo apagué dirigiéndome a la sala de abordaje. Mi cerebro estaba en un «modus ineptus», donde sólo pensaba una cosa: ¡siento que no puedo un segundo más sin seguir leyendo! ¡Qué pasa después! ¡Por qué ninguno de los hijos encuentran la felicidad! (usted, querido lector, no puede morir sin haber leído esta obra maestra)… ¡¿Por qué demonios se tardan tanto en sentarse en su lugar?! En fin, logré encontrar mi lugar en el avión con relativa facilidad y literalmente me aventé al asiento buscando el cinturón de seguridad- parecido como cuando «buscamos» cambio al ver que un limpiaparabrisas se nos acerca para después decirle el clásico: «No traigo Mano»-. Después de sacar el Ipad, acomodé mi maleta debajo del asiento con desesperación, y con el mismo sentimiento que tiene alguien que encuentra un baño en una caseta, sonreí tranquilamente sabiendo que me esperaban tres hermosas horas para terminar de leer uno de los clásicos más grandes de la literatura. Cuando de repente…

«Hola, ¿cómo estás?, ¿te molesta si te cambio por ventana?»… ¡QUEEEEEEEEEEEEEEEEEÉ! Para evitar discusiones, ni siquiera pregunté cuál era la insignificante razón del cambio y brinqué al otro asiento cediéndole mi lugar cuando… «¿De dónde eres?»…¡QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEÉ! Tengo el nopal en la cara, el vuelo tiene como DESTINO MÉXICO y mi acento es más mexicano que el refresco en bolsita y, ¿ME PREGUNTAS DE DÓNDE DEMONIOS SOY? Pero bueno, contesté con gran educación y la plática siguió, totalmente en contra de mi voluntad, por un par de minutos. Cuando por fin la tan amable persona se dignó a acomodar su almohada y recargarse como res; estaba ya muy molesto en este momento, tomé el Ipad una vez más y con felicidad en mis ojos, me destinaba a leer cuando… «En este momento queda prohibido el uso de cualquier aparato electrónico»… No puedo expresar la frustración que sentí (sugerencia: los aviones deberían tener un botón, justo al lado con el que llamas a la aeromoza, que muestre que la persona sentada debajo de él es un enfermo lector, es un ser reprimido e insociable por excelencia, o simplemente es un ser cansado y NO DESEA HABLAR CON NADIE).

Hay cosas en la vida que se deben disfrutar en soledad, completamente solo, así es que escúchenme bien cuando digo que ver un juego de la NFL, en especial uno de playoffs, NO ES UN EVENTO SOCIAL, es una bella oportunidad de disfrutar el mejor nivel de Football del mundo en compañía de sus ojos; esta es una guía de cinco puntos del por qué sentarse el sábado en la noche a NO HABLARLE A NADIE (seguida por una inevitable predicción impulsada por mi amor incontrolable por mi equipo).

Aaron Rodgers vs. Colin Kaepernick

24 equipos dejaron pasar a Aaron Rodgers en el draft del 2005, pero hay uno que jamás olvidará (yo tampoco). San Francisco decidió, hace poco menos de ocho años, tomar a Alex Smith en la primera selección del mismo. La historia de ambos habla por sí sola. De niño, Aaron creció siendo ferviente fanático de los Niners, y en California, donde jugó su carrera colegial, públicamente promulgó que ser QB de San Francisco sería un sueño hecho realidad. Rodgers llega en su mejor forma, no ha lanzado una intercepción en 5 juegos consecutivos y 177 pases lanzados, tiene el mejor rating de la liga con 104.9. Nunca ha ganado en Candlestick Park, pero en tres juegos contra San Francisco ganó dos con siete pases de anotación y sólo una intercepción. Sin lugar a duda, este juego es especial para Aaron, no solamente para llegar a la final de conferencia, si no para recordarle a todo el mundo que fue un grave error no haberlo considerado como el mejor QB de su clase.

Nacido en Milwaukee, Colin Kaepernick, nació siendo un seguidor de Green Bay. A los cuatro años llegó a California después de haber sido adoptado. Mañana enfrenta el juego más importante de su joven carrera con la presión de probar que fue correcta la decisión de reemplazar a Alex Smith. En siete juegos, Colin llega con diez touchdowns y únicamente tres intercepciones. Kaepernick representa un estilo de juego diferente del que vio Green Bay en la semana 1. Con 415 yardas por tierra, el quarterback de la universidad de Nevada es constante amenaza para las defensivas. Jamás tuvo la fortuna de conocer en persona a Aaron Rodgers, mañana será su presentación.

Pronóstico: Todas esas insignificantes historias de la niñez de Rodgers se harán aún más insignificantes cuando vea que Aldon Smith, Navorro Bowman y Justin Smith lo castigarán todo el juego. Kaepernick, después de haberle quitado el poder a Rodgers al estilo SpaceJam, lanzará un juego perfecto con 325 yardas y dos pases de TD. Kaepernick, en el último cuarto, anotará corriendo solo para recordarle a todos por qué está ahí. Finalmente Rodgers, seguido por 123 cámaras, en su frustración y recuerdo de lo que pasó en el 2005, estallará gritándole a Mike McCarthy y recordándole que fue él, cuando era coordinador ofensivo en San Francisco, quien lo dejó pasar y prefirió a Alex.

Joe Staley vs.Clay Matthews

Ambos en el Pro Bowl, ambos en posiciones que muy seguido deciden el desenlace de un juego. Si alguien tuvo una actuación defectuosa en la semana 1 cuando estos equipos se enfrentaron fue Joe Staley. Clay Matthews dominó todo el juego con 2.5 sacks, 3 tackles y provocándole un derrame en la nariz. A partir de dicho juego, Joe lideró una de las mejores líneas ofensivas de la liga y tres veces ganadora del premio «John Madden» que se le otorga a la línea que mejor protege al QB en la semana. Esta semana, Joe específicamente dijo que, más que el juego en sí, está emocionado por la oportunidad de enfrentar una vez más a Clay.

Por el otro lado, Clay Matthews perdió cuatro juegos por una lesión y fue hasta la semana pasada que demostró estar completamente recuperado, provocando un fumble y dos sacks (bueno, era Joe Webb). Con la habilidad que tiene Colin Kaepernick para correr el balón, Matthews será pieza fundamental para tratar de contenerlo. Revisando el juego de la semana 1, el centro de la línea defensiva de Green Bay, B.J. Raji, no tuvo ningún problema; pero fue por fuera de los tackles, donde Matthews y Erick Walden son responsables, y donde Frank Gore tuvo todo el éxito. Matthews tendrá que ser muy disciplinado frente a una ofensiva que corre bien el balón y usa muchas trampas (no las ilegales) y bloqueos retardados.

Predicción: Ahora el de la nariz rota será Matthews y combinándola con su melena espectacular, terminará como Axel Rose después de su gira por Asia. Kaepernick utilizará la sobre- agresividad de Clay para correr el balón. Joe Staley, con el juego dominado en el tercer cuarto, lo dejará pasar libre sólo para un segundo después, darse cuenta que es una jugada diseñada y que Frank Gore, atrás de Staley, anotará por segunda ocasión.

Crabtree vs. Secondary

El mejor trabajo de Randy Moss hasta ahorita fue convertirse en el mentor de Michael Crabtre, el mejor receptor que tiene San Francisco esta temporada. Crabtree terminó la temporada con los mejores números de su carrera: 85 recepciones, 1,105 yardas, 9 TDs. Con las lesiones de Kyle Williams y Mario Manningham, Michael será buscado en todas las jugadas aéreas. En el juego de la primera semana, el receptor de Texas, Tech, terminó con 76 yardas en 7 recepciones pero San Francisco se dedicó a correr el balón primordialmente.

Casey Hayward, CB novato de Green Bay, no jugó en el primer partido entre estos equipos. Los Packers tuvieron que alinear a Jarrett Bush, quien es más malo que cualquier película de Jennifer López. Hayward está de regreso y mejorará considerablemente una defensiva contra el pase que terminó con 218.5 yardas permitidas por juego. Por otro lado, Charles Woodson está de regreso, lo cual no son más que malas noticias para San Francisco. El ganador del trofeo Heisman es el líder de esta defensiva y será clave en sus alineaciones como safety, cubriendo a Vernon Davis o Delanie Walker. Con Woodson, Dom Capers (Coordinador defensivo), siempre es mucho más agresivo con sus blitzes y coberturas.

Predicción: De la misma manera que cuando nos dicen que un vino es bueno, difícilmente nos parece lo contrario, pues nuestra mente está inconscientemente predispuesta; la prensa sigue haciéndonos pensar que Vernon Davis es el «arma» que cuidar en la ofensiva aérea de San Francisco, cuando en realidad Delanie Walker se convirtió en una de las mejores alas cerradas de la liga. Con Crabtree, Moss y Davis recibiendo toda la atención, será Delanie quien haga el daño a la secundaria de Green Bay. Charles Woodson es uno de mis 25 jugadores favoritos de todos los tiempos pero esta vez…NO.

Perrish Cox vs. una bola de increíbles receptores que nadie puede cubrir

Cada vez que veo a los receptores de los Packers alineados en su «5 wide» (no hay corredores en el backfield), me recuerdan esas situaciones donde tu madre y tu novia mueren de frío al mismo tiempo… no sabes a quien cubrir. No hay grupo que se asemeje al talento que tiene este equipo con Greg Jennings, Jordy Nelson, Randal Cobb, James Jones, Tom Crabtree e incluso Jemichael Finley cuando se alinea como receptor desde su posición de ala cerrada. Con el talento de Rodgers es imposible jugar doble cobertura en contra de cualquiera de estos jugadores. En la temporada regular Green Bay terminó en la posición nueve con 253 yardas por aire. Tres jugadores superaron las 60 recepciones sin nadie superando las 1,000 yardas, lo que habla de la dispersión en los pases de Rodgers. Con la defensa de San Francisco, una de las mejores contra la carrera, veremos muchos duelos personales en la secundaria, será elemental el desempeño de estos receptores. Los Packers corrieron la patética cantidad de 18 yardas en el juego de la semana 1.

Cuando San Francisco juega su defensiva «Dime» (6 profundos), Patrick Willis sale del juego y entra Perrish Cox quien ha demostrado muy buena técnica y talento. Cox juega el papel de «Nickel» (cornerback interno y variable en el lado en el que se alinea dependiendo de la formación ofensiva), y verá todo el partido a Randall Cobb o a James Jones. Este duelo, a mi parecer, terminará siendo el más importante pues San Francisco goza de tres grandes cornerbacks en las esquinas (Tarrel Brown, Chris Culliver y Carlos Rogers) y un par de Pro Bowl safeties (Donte Whitner y Dashon Goldson) que, junto con los de Seattle, son los mejores de la NFL y terminaron en la posición cuarta contra el pase.

Predicción: Cox tendrá el mejor juego de su carrera interceptándole a Rodgers una vez. Los cinco fantásticos temblarán al estilo México ’85 cada vez que intenten recibir el balón en trayectorias cruzadas, pues Whitner y Goldson los estarán esperando dispuestos a terminar en banca rota con 6 multas cada uno. Los Packers, al ver la sustitución que hacen los Niners con Patrick Willis, intentarán abusar de Navorro Bowman con Finley quien lo logrará un par de veces sólo para provocar mi ira y el regreso de Willis a la alineación… Finley no volverá a recibir un balón hasta septiembre 2013.

Nuevo Green Bay vs. Nuevo San Francisco

Expuse estadísticas sobre el juego que tuvieron estos dos equipos en la semana 1 sólo por llenar espacios y hacer ver esta columna como si hubiera sido escrita por alguien que realmente sabe. De verdad que nada tiene que ver el juego pasado, pues estos son dos equipos muy diferentes. En los Packers habrá siete jugadores diferentes, tres en la ofensiva y cuatro del otro lado. En San Francisco, aunque no habrá ningún cambio en el lado defensivo, la ofensa está a cargo de su nuevo QB, Colin Kaepernick, de quien deseo de todo corazón haberme equivocado cuando opiné que era una mala decisión sustituir a Alex. Aunque Colin esta 5-2 como titular, su estilo de juego es completamente diferente y la identidad ofensiva de San Francisco se perdió. En el primer juego (ahí voy otra vez), Frank Gore tuvo 29 intentos para 163 yardas, lo que dejó a Aaron Rodgers en la banca sin ninguna oportunidad. Ésta parece ser la fórmula perfecta para vencer equipos con este tipo de ataques explosivos (véase: Patriots, Broncos, Patriots, Broncos, Patriots, Broncos). Con Kaepernick, Harbaugh (HC) decidió lanzar mucho más el balón y será muy interesante (y sumamente estresante) ver cuál es la estrategia que toma ahora. Nota al pie derecho: Kaepernick está 0-2 en juegos donde lanza 30 pases o más mientras que Frank Gore no ha corrido 100 yardas en sus últimos 9 juegos.

Con Green Bay pasa todo lo contrario cuando hablamos de su estilo de juego. Aunque tienen a uno de los tres mejores quarterbacks de esta temporada; Green Bay se balanceó muy bien los últimos partidos con DuJuan Harris como corredor estrella (por favor lean la historia de Harris, es el lavacoches más rápido y exitoso de la historia desde Maria la del Barrio). Aunque los Niners son cuartos en contra de la carrera, será muy interesante si Rodgers usa a Randall Cobb como corredor cuando alineen a 4 o más receptores, pues Willis no estará en el campo y San Francisco tendrá 3 linieros defensivos.

Finalmente, quizá el punto más importante que recordar, será la lesión de Justin Smith, tackle defensivo estrella de San Francisco. Smith regresa esta semana, pero las lesiones en tríceps son las más impredecibles y fáciles de recaer. Desde que quedó fuera, Aldon Smith, quien en algún momento fue considerado como probable novato del año, no ha tenido ningún sack y su productividad disminuyó notablemente.

Predicción: Rodrigo comenzará los preparativos para viajar a New Orleans olvidando por completo que aún falta un juego por ganar. Abrirá la computadora para comprar vuelo y boletos para darse cuenta que los precios requieren la venta de todas sus propiedades y…más.

A diferencia de los pensamientos de Gabriel García Marquez donde expresa que el castigo más grande para un ser humano es la soledad, he aquí una guía para disfrutarla este sábado con un juego que se convertirá en clásico instantáneo. GO NINERS! QUEST FOR SIX!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.